Antes de comprar una computadora nueva, necesitas conocer algunos detalles sobre la máquina para no hacer una inversión incorrecta. Basado en el uso deseado, el usuario debe buscar componentes que puedan ser suficientes para realizar sus actividades. Además, pueden surgir dudas entre una computadora de escritorio o portátil, ya que, según el caso, una computadora portátil más simple puede ser interesante y menos costosa.

Con eso en mente, a continuación hemos reunido algunos consejos para ayudarte a definir la máquina ideal. Incluso las personas menos experimentadas pueden entender un poco sobre cómo funcionan los componentes y cómo elegir las especificaciones correctas para cada tipo de uso. Sepa a continuación qué debes hacer para evitar cometer errores al comprar un ordenador nueva.

1. ¿Qué tipo de usuario eres?

El primer punto a tener en cuenta es: ¿cuál es el propósito principal de tu nuevo ordenador? Este problema influye directamente en la elección de las piezas. Una computadora para juegos, por ejemplo, requerirá una mayor cantidad de RAM, así como el uso de una tarjeta gráfica dedicada. Una PC para trabajo simple y edición de texto puede tener una configuración más modesta, y hay varias computadoras portátiles a la venta que deberían ofrecer un rendimiento suficiente.

También hay computadoras portátiles para aquellos que buscan un modelo gamer. El segmento está dirigido a los amantes de los juegos, y los productos prometen ofrecer una mejor experiencia a la hora de ejecutar títulos importantes. Hay varias compañías que trabajan en esta área, tanto con computadoras de escritorio como con computadoras portátiles.

2. Conocer los componentes.

Tener una comprensión básica del hardware puede ayudar mucho al elegir una nueva PC, especialmente en los principales minoristas. Conocer el papel de los componentes en la operación de la máquina puede evitar problemas, como un vendedor que no conoce el producto y que influye negativamente en su compra, por ejemplo.

Uno de los primeros puntos a tener en cuenta es el procesador. Además de ser una de las partes más valiosas, la CPU es fundamental para determinar el nivel de rendimiento de la computadora. Intel y AMD actualmente tienen opciones para una amplia gama de aplicaciones, y conocer un poco sobre las líneas de cada fabricante puede ser muy útil.

En el lado de Intel, los procesadores son el Core i3 de nivel de entrada, los Core i5 de buen costo-beneficio, y el Core i7 y Core i9 para aquellos que buscan un rendimiento avanzado de overclocking. Los chips están divididas por generaciones. Entonces, cuando compra una computadora con uno de los procesadores de la compañía, es interesante saber cuándo es el modelo. Aunque muchos componentes tienen gráficos integrados, una solución que combina el procesamiento de gráficos con la CPU, puede dejar de desear. Por lo tanto, cualquiera que quiera jugar juegos en el nuevo ordenador debe preferir una tarjeta de video dedicada instalada en la máquina.

3. Memorias

Actualmente, el estándar más moderno de RAM es DDR4 y es mejor preferirlo. Esto hará que sea más fácil encontrar estos componentes para actualizar, o incluso reemplazar la pieza debido a un defecto.

Aunque los sistemas operativos modernos pueden administrar RAM de manera inteligente, siempre es una buena idea tener un buen volumen de componentes a las frecuencias más altas posibles. Por lo tanto, las computadoras y notebooks con al menos 8 GB de RAM son mejores, ya que esta cantidad será suficiente para la mayoría de las tareas, aunque es posible que no pueda jugar algunos juegos lo mejor que pueda.

4. Almacenamiento

Al comprar una computadora nueva, es interesante buscar opciones con las últimas tecnologías de almacenamiento. Las máquinas con SSD prometen un mejor rendimiento y velocidades de transferencia más rápidas, independientemente del tipo de uso. Para las computadoras de escritorio, los modelos con HDD y SSD son más fáciles de encontrar. También es digno de mención que al poder actualizar el dispositivo, es posible aumentar el almacenamiento con componentes del estándar más actual en el futuro.

5. Sistema operativo

Si bien las especificaciones técnicas son el norte de elegir una nueva computadora, comprar una computadora que viene con un sistema operativo instalado de fábrica puede ser un gran ahorro. Esto es especialmente cierto para los usuarios de Windows, ya que tener software por fura puede ser más costoso. En algunos casos, incluso hay promociones que le dan acceso a la suite de Office, que también se pueden comprar por separado.

6. PC de entrada

Los ordenadores de entrada se encuentran fácilmente en los principales minoristas, con ofertas de diversas empresas. Dell, por ejemplo, tiene la línea Inspiron, que ofrece computadoras de escritorio y portátiles más simples para aquellos que solo quieren una máquina para la productividad.

Este segmento puede ofrecer opciones de procesador muy simples como Intel Atom o Pentium, o incluso los procesadores de la familia A de AMD. Si es posible, considere invertir en los modelos más nuevos de procesador medio, que pueden extender la vida útil de tu nueva PC.

7. PC Gamer

El segmento gamer no es solo para aquellos que quieren jugar, sino también para los usuarios más exigentes, que no renuncian a un mejor rendimiento. Los dispositivos en esta categoría tienen, además de un hardware más avanzado, un diseño más llamativo y, por lo tanto, precios más altos.

Acer, Samsung y Dell son algunas de las marcas que sirven a este público. Con las líneas Predator, Odyssey y Alienware, respectivamente, los fabricantes ofrecen computadoras de escritorio y portátiles con mayor memoria y almacenamiento, así como soluciones de tarjetas gráficas dedicadas.

8. ¿Comprar una máquina terminada o ensamblar pieza por pieza?

La pregunta de si elegir entre un modelo listo para usar o comprar piezas individualmente a menudo surge cuando el usuario está considerando los precios. Aquellos que no conocen tan bien los componentes, a su vez, generalmente prefieren una PC ya ensamblada para evitar inconvenientes.

Muchos fabricantes, así como tiendas especializadas, ya permiten al usuario elegir gran parte de las piezas que equiparán el dispositivo. Esta personalización es interesante para definir con precisión qué componentes se adaptarán mejor a su patrón de uso, así como para ofrecer versatilidad de presupuesto.

9. ¿PC o portátil?

Elegir entre una computadora de escritorio y una notebook ha sido sinónimo de elegir entre rendimiento y movilidad. En la actualidad, esta no es una regla: hay varias computadoras portátiles de alto rendimiento en el mercado que pueden resistir los buenos sistemas de escritorio. Los modelos gamer, por ejemplo, tienden a ser más pesados ​​y grandes, comprometiendo ligeramente su movilidad. La batería de dispositivos a menudo tampoco es lo suficientemente potente como para mantener la computadora funcionando al máximo rendimiento durante mucho tiempo.

Las computadoras portátiles también tienen algunas restricciones sobre posibles actualizaciones, ya que la mayoría de sus componentes no se pueden reemplazar como lo hacen en las PC de escritorio. Esto debe tenerse en cuenta al comprar, ya que solo la RAM y los discos duros generalmente se pueden reemplazar en las computadoras portátiles.

Las computadoras de escritorio, a su vez, ofrecen más opciones de piezas para cada propósito, por lo que puede encontrar una gama más amplia de precios para el mismo componente, así como crear una máquina que se pueda actualizar en el futuro. Otra ventaja es que se puede encontrar una PC con procesador, memoria, almacenamiento y VGA equivalente  de una computadora portátil de alto rendimiento a precios mucho más razonables.

10. Final

Optar por una computadora portátil puede valer la pena debido a la movilidad, pero si el objetivo es un alto rendimiento, recuerde que los precios son más altos. Por otro lado, la presencia de una pantalla acoplada puede ser interesante, ya que el usuario no siempre tendrá un monitor disponible en casa, o eso mantendrá el ritmo de la calidad de gráficos de la PC que se comprará.

Las computadoras de escritorio se pueden montar pieza por pieza, lo que aumenta las posibilidades de inversión, y generalmente son más baratas que las computadoras portátiles de alto rendimiento. Además, dependiendo de la plataforma adoptada, las PC se pueden mejorar con más componentes, dándoles una vida considerablemente más larga.

[Total: 0   Promedio: 0/5]