Saber cuándo es hora de cambiar tu computadora o notebook puede ser un poco difícil. Construidas para ser bienes duraderos, las máquinas pueden pasar décadas de funcionamiento normal, pero también pueden tener fallas cruciales. Además, softwares y aplicaciones más recientes pueden exigir mucho de un sistema ya obsoleto, llevando a una gran caída en el rendimiento.

Por lo tanto, si tu PC falla incluso después de un mantenimiento, o se vuelve muy difícil encontrar piezas de repuesto, por ejemplo, es necesario considerar el cambio. A continuación echa un vistazo a 5 consejos para saber si es hora de comprar un nuevo ordenador o notebook.

1. Upgrade o actualización restringida

Con el tiempo, algunos componentes pueden quedar tan desactualizados que es imposible usar la misma máquina con piezas nuevas. Una computadora con RAM estándar DDR2, por ejemplo, no tiene una placa base de socket compatible con los últimos procesadores AMD e Intel.

En tal escenario, cambiar el chip eventualmente requeriría también la placa base. Dependiendo de la antigüedad de tu computadora, se pueden requerir otros cambios, como en la memoria o incluso en la tarjeta de video. Si un upgrade o actualización resulta impracticable debido a estos factores, puede ser una buena idea simplemente retirar la computadora vieja y considerar montar o comprar una nueva.

2. Tu ordenador ya no se ejecuta como quieres

A medida que avanza la tecnología utilizada en procesadores y otros componentes, los desarrolladores de software también aprovechan la mayor capacidad para crear aplicaciones más exigentes. Cuando se juegan games en computadoras de hardware de hace cinco o siete años, es fácil ver lo difícil que es ofrecer un buen rendimiento.

Pero estas restricciones también pueden aparecer en programas de productividad más exigentes. Es posible que las versiones más sofisticadas de editores de video como Adobe Premiere Pro o, de desarrollo, como Android Studio, no funcionen bien en una PC más antigua.

3. Tu PC se bloquea mucho incluso después de someterse a un mantenimiento

Después de verificar algunos problemas, es importante que hagas un mantenimiento a tu PC, limpiando el hardware y reemplazando la pasta térmica del procesador. Si tu ordenador continúa fallando después de eso y tienes episodios de pantalla azul, es posible que algún componente electrónico esté llegando al final de su vida útil. En este caso, vale la pena considerar descartar la vieja máquina.

4. Lentitud después de las actualizaciones o upgrades

En los ordenadores más antiguos, hay un margen más limitado de componentes que puedes encontrar en el mercado. Además de ser difícil encontrar piezas viejas en buenas condiciones, es importante recordar que el reemplazo sería un hardware ya obsoleto con otro con la misma limitación. Por lo tanto, es probable que las ganancias de rendimiento sean mínimas. Por lo tanto, si ya se han realizado actualizaciones de procesador y RAM, por ejemplo, y el rendimiento está por debajo de las expectativas, podría ser una buena idea buscar una máquina más actual.

5. Dificultad para encontrar repuestos

Otro problema común con las PC, y especialmente las notebooks más antiguas, es el suministro de piezas de repuesto para mantener el sistema en funcionamiento. Algunos componentes, como las placas base, las pantallas y las baterías, se vuelven muy difíciles de encontrar después de unos años. En este caso, si algo ha dejado de funcionar en tu computadora y la búsqueda de piezas nuevas es muy difícil, puede ser una buena idea reemplazar tu computadora por una nueva.

[Total:0    Promedio:0/5]